La seca del encinar a estudio en la comarca del Andévalo

Fuente:

AGRODIARIOHUELVA.

Los expertos coinciden: la seca del encinar se combate con una estrategia única y exigiendo más dinero para investigación.

El I Foro Ibérico sobre la Seca del Encinar que, organizado por la Mancomunidad de Municipios Beturia, se ha celebrado en la localidad andevaleña de San Silvestre de Guzmán, ha cumplido las expectativas previstas. Investigadores, técnicos, políticos, ganaderos y propietarios de fincas afectadas por esta enfermedad coincidieron en el diagnóstico: hace falta unir fuerzas para reclamar más ayudas e inversión para contrarrestar los drásticos efectos que patógenos como la fitóftora (Phytophthora cinnmomi) provocan en los árboles más característicos de la dehesa, como son las encinas y los alcornoques.

Los encargados de inaugurar esta interesante jornada, a la que asistieron más de un centenar de personas, fueron los alcaldes de San Silvestre de Guzmán y de Puebla de Guzmán. La socialista Josefa Magro, que también ocupa la presidente de la Mancomunidad Beturia, reconoció la preocupación de los ciudadanos de la comarca andevaleña por la paulatina destrucción de un territorio, como es la dehesa, que “forma parte de nuestra propia identidad”. Por su parte, Antonio Beltrán, que también ocupa la presidencia del Grupo de Desarrollo Rural ‘Andévalo Occidental’ (ADRAO), dijo que esta “epidemia está afectando a un ecosistema único y a nuestra forma de vivir”. Para evitar en lo posible “la pobreza que se vislumbra” si no se ataja este “terrible mal”, el alcalde reconoció que los políticos “tenemos que apoyar” el desarrollo de todas aquellas iniciativas técnicas y científicas que propongan soluciones que eviten el decaimiento y la posterior muerte de los quercus.

Una forma de sentir y de vivir’

‘La dehesa, una forma de sentir y de vivir’ fue el título de la ponencia con la que se abría este interesante foro. Francisco Casero, presidente de la Fundación Savia, fue el encargado de argumentarla. Tras reconocer que no era pesimista, admitió que “la dehesa jamás ha estado peor que como está ahora”. Una de las causas de este deterioro, apostilló, “es que los expertos han despreciado el conocimiento que poseen los hombres y mujeres que han manejado este espacio, donde pueden convivir perfectamente una ganadería extensiva y un arbolado que da sus frutos”.

Casero, que criticó la excesiva normativa que tienen que cumplir los agricultores y ganaderos para desarrollar sus respectivas actividades, destacó también como un hecho significativo que la media de edad de las personas que gestionan las dehesas es muy alta, lo que implica que no se está produciendo el relevo generacional que tanto se necesita y, por tanto, se está perdiendo la experiencia acumulada de tantos años.

En este sentido, el presidente de Savia pidió a los investigadores que aborden esta problemática “con seriedad y de forma conjunta, porque lo que hace falta es unidad de criterio y de actuación. Lo que no se puede admitir es que cada uno vaya por su lado. La estrategia a emplear tiene que ser única”.

Además, se mostró convencido de que es necesario transmitir a la sociedad que “la dehesa forma parte de su vida”. Para ello, propuso días de puertas abiertas en otoño, invierno y primavera, al objeto de acerca la “riqueza de esta zona a la ciudadanía, porque hay que sensibilizar a la sociedad”.

SECA1. Estado del encinar en las dehesas de Hinojosa.

El técnico de la Agencia de Medio Ambiente y Agua, José Manuel Ruiz Navarro, que explicó durante su intervención las diferencias entre seca, podredumbre y decaimiento, aclaró que en las dehesas de la provincia de Huelva la podredumbre radical es la que enfermedad que está más extendida, tanto en la parte norte como en la oriental. Como erradicar el patógeno que provoca esta enfermedad, la fitóftora, “es muy difícil”, Ruiz Navarro aconsejó que lo primero que se tiene que hacer es localizar el foco afectado y tratarlo de forma específica.

No obstante, anunció que para que los propietarios de las fincas puedan detectar un proceso de afección a los árboles, la Junta está elaborando un Plan de Gestión Integral en el que se incluirán las medidas correctas y preventivas que se deben emplear, así como un Manual de diagnóstico fitosanitario.

Por su parte, la investigadora del departamento de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Huelva, Isabel León, expuso las conclusiones de un estudio realizado durante cuatro años (2008-2012) y con el que se pretendía seleccionar genotipos tanto de encinas y alcornoques del Andévalo onubense que fueran más resistentes y que tuvieran más tolerancia al patógeno.

Tras indicar que hay factores que predisponen, incitan y contribuyen a la aparición de la seca, como el envejecimiento del árbol, las alteraciones climáticas y los hongos y bacterias, señaló que entre las medidas que se pueden adoptar para controlar el decaimiento de los árboles destacan las buenas prácticas culturales, las actuaciones curativas (como los fungicidas) y las preventivas (control de plagas y regenerar la dehesa con árboles tolerantes).

Isabel León, que precisó que durante el estudio se había detectado que los individuos de alcornoques inoculados con el hongo mostraron más resistencia a la enfermedad que las encinas, demandó más financiación para que los técnicos puedan seguir investigando.

Incidencia en Portugal

La ingeniera agrónoma del Instituto Nacional de Investigación Agraria y Veterinaria (INIAV) de Portugal, Ana Cristina Pires, habló de la incidencia de la Seca del Encinar en el país vecino. Las causas del decaimiento de los árboles en las dehesas, que ya comenzó a estudiarse en la zona del Algarve en 1979, se deben, principalmente, a los insectos, a los hongos y a factores bióticos y abióticos, según detalló.

Pires añadió que el tipo de suelo es fundamental para la propagación de la pitóftora. Este hongo prolifera, dijo, “donde hay un bajo nivel de fósforo y la materia orgánica es pobre”. Advirtió que la utilización de productos químicos no es la solución, lo mejor para luchar contra esta plaga “es la prevención y evitar que entre el patógeno en las fincas”, para ello consideró fundamental realizar análisis en las plantas procedentes de los viveros, al objeto de detectar la presencia o no de estos patógenos.

Si se detecta en una parcela la presencia de la fitóftera, la investigadora portuguesa recomendó, como medidas a corto plazo, delimitar el suelo afectado, introducir plantas más robustas y limitar el movimiento a personas y vehículos, sobre todo en épocas de lluvias. Como alternativa a un largo plazo, Ana Cristina Pires se mostró partidaria de obtener, a través de la genética, árboles más tolerantes.

El director general del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX), German Puebla Ovando, detalló los pasos que se han tenido que dar en su comunidad para conseguir que tanto las administraciones, los científicos como la ciudadanía en general asumieran las grandísimas consecuencias que conlleva la muerte de las dehesas, sobre todo en esa región española donde la enfermedad afecta a unas 100.000 hectáreas de dehesa.

SECA2. Efecto de la seca en una encina en Hinojosa.

Estudio piloto y recomendaciones

La primera actuación para sensibilizar a todos los agentes implicados fue el realizar un estudio piloto para tener una visión global y realista de esta problemática. Los resultados de este trabajo determinaron que la encina en las dehesas extremeñas se encuentran casi cinco veces más dañadas que los alcornoques, que esta enfermedad no tiene solución a corto plazo, que los investigadores realizaban un trabajo sin conexión y no tenían incentivos para determinar las causas y las posibles alternativas a la seca, y que no se había sabido concienciar a la sociedad en general de la incidencia y de las consecuencias derivadas de la destrucción de este territorio.

En este sentido, y dado que se confirmó que “la seca avanzaba de forma imparable”, se convocó una cumbre hispano-portuguesa en Mérida para unificar criterios y para solicitar subvenciones a Europa para intentar combatir esta enfermedad. Los resultados de este primer encuentro fue la elaboración de un interesante documento en el que se detallan las recomendaciones y medidas que se deben adoptar tanto en las zonas infectadas por el patógeno como las que aún los árboles no presentan ningún síntoma de decaimiento.

Germán Puebla, no obstante, dijo que el camino a seguir para atajar esta enfermedad es el de la investigación, porque se necesita un trabajo específico de mejora en el que se puedan obtener ejemplares de encinas y alcornoques resistentes y tolerantes a la fitóftora. Como la puesta en marcha de estas investigaciones depende de las ayudas económicas, el representante de la administración extremeña recalcó que “la sociedad tiene que exigir que haya financiación para la seca”.

A este respecto, anunció que el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) destinará medio millón de euros a un proyecto de investigación sobre la resistencia de los árboles a la seca. Aunque añadió que “éste es el camino a seguir”, también recalcó que ha llegado el momento de que los andaluces y los extremeños “nos indignemos” para exigir una solución definitiva a esta problemática.

Experiencias

Posteriormente, tras el almuerzo, en el apartado dedicado a Experiencias, José Alvito detalló la intervención pionera que habían realizado en la finca portuguesa ‘Heredades de Besteiros’ y Francisco Volante habló de los progresos obtenidos en las dehesas con la instalación de las cajas-nidos que él diseña y que propician la reintroducción en estos parajes de aves insectívoras y murciélagos. “Mi trabajo consiste en llevar el equilibrio biológico a las fincas, porque el silencio en el campo es sinónimo de muerte”, dijo.

A continuación, el director técnico de la Mancomunidad de Municipios Beturia, Francisco Santana, presentó un documental titulado ‘Cambia lo negro a verde’, en el que participan técnicos, agricultores y ganaderos, y con el que se pretende activar una campaña de sensibilización en la comarca del Andévalo.

Visita finca afectada

Por último, los participantes de este foro se trasladaron a la finca ‘Encinarejo’, situada en el término de Alosno, y donde se está desarrollando el proyecto Life bioDehesa, que promueve la gestión integral y sostenible en un sistema agroforestal, como es la dehesa, que es único en Europa. Según explicó Vicente Domínguez, ingeniero técnico forestal, este proyecto europeo, que cuenta con una financiación global que se aproxima a los dos millones de euros, se está ejecutando en 40 fincas privadas y en dos públicas de Andalucía. En la provincia de Huelva, las actuaciones se concentran en 14 explotaciones que están supervisadas por técnicos de ‘Encinal’ (5), Coag (5) y Aproca (4).

En la finca ‘Encinarejo’, que corresponde a ‘Encinal’, Domínguez comentó que aunque la duración del proyecto es de cinco años (2012-2017), hasta este año no se ha podido iniciar las actuaciones en el terreno porque antes se ha tenido que elaborar un Plan Integral de Gestión. A partir de ahora, para combatir la fuerte incidencia que el patógeno tiene en esta finca de unas 200 hectáreas, se va a proceder a la renovación del arbolado (introduciendo el algarrobo), a diversificar la vegetación arbórea y arbustiva asociada a la dehesa, a adoptar medidas para conservar tanto el suelo como el agua, y a un control integrado de plagas y enfermedades que están asociados a los árboles de las dehesas.

FUENTE:

AGRODIARIOHUELVA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *